Photo by Monstera on Pexels.com

Educación Superior en Francia

La educación en Francia no deja de atraer a estudiantes de todo el mundo. Francia ocupa el segundo lugar entre los países más populares para estudiar para los extranjeros en Europa[0]. En un solo país se encuentran universidades antiguas y modernas de gran renombre con comunidades científicas avanzadas. Los estudiantes extranjeros ni siquiera necesitan saber francés: más de la mitad de los 3.500 centros educativos de Francia tienen programas en inglés.

Ventajas de estudiar en Francia

Bajo coste. Desde septiembre de 2019, Francia ha introducido tasas de matrícula adicionales para los estudiantes de países de fuera de la UE que estudian en francés. Pero incluso así, el coste de la formación sigue siendo bastante democrático en comparación con, por ejemplo, las vecinas Italia y España. Cabe señalar que esto se aplica únicamente a las instituciones públicas. Las grandes escuelas privadas pueden fijar las tasas de matrícula por su cuenta.

Satisfacción de los estudiantes. El 80% de los alumnos que estudian en las universidades francesas están satisfechos con la calidad de la enseñanza y la exigencia de su título. 9 de cada 10 estudiantes extranjeros elogian el tiempo pasado aquí y recomiendan Francia como lugar de estudio.

International Center. Francia alberga 28 de las 500 mayores empresas internacionales. Muchas de ellas son líderes en su sector: Total (energía); Orange (telecomunicaciones); Sanofi (sanidad); LVMH (artículos de lujo); L’Oréal (cosmética); Danone (alimentación). Cada una de las empresas ofrece a los estudiantes una oportunidad de prácticas única.

Desventajas de estudiar en Francia

 Financiación Universitaria: Francia gasta 8.123 dólares al año por estudiante en una universidad pública. Al mismo tiempo, las grandes escuelas gastan hasta USD$15,760 por estudiante cada año. A pesar de que sólo el 5% de los estudiantes están matriculados en las grandes escuelas, cerca del 30% del presupuesto educativo del Estado se destina a ellas. Esto provoca el mal estado de las clases en las universidades estatales, un equipamiento técnico anticuado y la escasez de material didáctico.

Clases masificadas. Las universidades francesas están obligadas a aceptar a todos los estudiantes que cumplan los requisitos en su primer año de estudios. Un número excesivo de estudiantes hace que las aulas estén abarrotadas. Debido a problemas de financiación, algunos estudiantes simplemente no tienen dónde sentarse, las clases tienen que ser transmitidas en varios edificios de conferencias, y los problemas con la tecnología, en este caso, pueden dejar a la mitad de los estudiantes sin ninguna información educativa.

Alto índice de expulsión. En diferentes universidades, esta proporción oscila entre el 20 y el 70%, que es increíblemente alta en comparación con los sistemas anglosajones. La facilidad de admisión en una universidad francesa esconde grandes volúmenes de trabajo de estudio y un riguroso sistema de calificaciones.

Grado-Programa de Estudio

El programa de pregrado (Bachelor) en Francia corresponde al grado, que tiene una duración de tres años. No hay pruebas de acceso a las universidades públicas, y cualquiera puede matricularse tras presentar los documentos requeridos. El proceso de admisión suele comenzar en diciembre y terminar en marzo.

La enseñanza en Grado comienza en septiembre u octubre, según la universidad y el programa. El año académico se divide en dos semestres, al final de cada uno de los cuales los estudiantes deben aprobar exámenes. Son especialmente importantes para los estudiantes de las universidades de medicina, ya que en Francia se aplica el sistema llamado Numerus Clausus. Significa que el número de plazas en el segundo año está limitado al 15-20% de los estudiantes del primer año.

Además, en las facultades de medicina francesas existe un cupo para los solicitantes extranjeros, que supone un escaso 8% del total de las plazas. A partir de 2020 entrará en vigor una reforma educativa que eliminará el sistema de cuotas, el Numerus Clausus y el primer año preparatorio antes de la especialización para las especialidades médicas (PACES). Actualmente se desconocen los detalles exactos de los cambios.

La admisión en la mayoría de las grandes escuelas para los programas de grado se realiza después de las clases preparatorias.

El proceso en las distintas grandes escuelas puede variar: los estudiantes pasan las pruebas de acceso, realizan entrevistas y entregan un portafolio, en base al cual la comisión selecciona a los candidatos dignos. Los exámenes de ingreso suelen durar varias semanas y ponen a prueba los conocimientos adquiridos por los alumnos en la CPGE de forma escrita. Tras superar con éxito estos exámenes, los estudiantes tendrán una etapa más: la resolución de un trabajo práctico y su defensa oral.

En algunas grandes escuelas se puede entrar inmediatamente después de la escuela. Esto es muy común, por ejemplo, entre las escuelas de ingeniería. Aquí, las clases preparatorias de dos años se incluyen inmediatamente en el programa principal. La ventaja con respecto a la CPGE es que la formación no está orientada únicamente a superar las pruebas de acceso, sino a adquirir conocimientos en el campo de interés del estudiante. Además, se considera menos estresante para los estudiantes someterse a un solo examen en lugar de dos, primero para la admisión en la CPGE y luego en las grandes escuelas.

Máster – Estudios de posgrado

Los programas de máster en las universidades francesas tienen una duración de dos años académicos. La formación comienza en septiembre u octubre y termina en mayo o junio. Este periodo se divide en dos semestres con vacaciones de Navidad en medio. Suele celebrarse un examen al final de cada semestre. La admisión puede incluir pruebas de acceso, evaluaciones de la cartera y entrevistas.

El proceso educativo incluye conferencias, discusión del material en clases teóricas, visitas a talleres y realización de proyectos individuales. Más adelante, los estudiantes también tienen que realizar un trabajo de investigación y escribir una disertación al final de la formación.

En las grandes escuelas, la admisión sólo es posible tras haber superado las pruebas de acceso. Los programas de máster de las grandes escuelas se denominan especializados (Mastère Spécialisé). También duran dos años, pero se hace mucho hincapié en la profundización de los conocimientos y la cualificación profesional. El proceso educativo intensivo tiene como objetivo una formación más profunda que en las universidades convencionales.

Doctorado – Postgrado

En Francia, los programas de doctorado pueden ser ofrecidos por universidades y escuelas de doctorado especiales. Se trata de establecimientos que combinan los estudios de doctorado de las universidades y las grandes escuelas. Además, colaboran con centros de investigación franceses. Los estudios de doctorado duran tres años. La formación consta de una parte teórica, que incluye conferencias y seminarios, clases prácticas y trabajos de investigación. Al final del programa de doctorado, los estudiantes escriben una disertación (tesis), cuya evaluación corre a cargo de una comisión formada por 3-8 especialistas en el campo correspondiente. A continuación, el estudiante debe someterse a una defensa pública de la tesis.

Becas y ayudas de las universidades francesas

Las universidades públicas francesas y el programa ERASMUS + ofrecen a los estudiantes numerosas posibilidades de financiar sus estudios. Una lista completa de las becas disponibles para los estudiantes extranjeros con toda la información actualizada sobre cómo recibirlas está disponible en una sección especial del sitio web de Campus France – Campus Bourses.

Visado de estudiante francés

Para estudiar en Francia, un futuro estudiante debe obtener un visado que le permita permanecer en el Estado durante más de 90 días[8]. Existen visados temporales y de larga duración.

El temporal (VLS-T) permite al estudiante permanecer en Francia durante un año para estudiar.

Los visados de larga duración (VLS-TS) son:

•El visado de estudiante VLS-TS, que equivale a un permiso de residencia, para estudios de grado y máster;

•El pasaporte de investigador-talento VLS-TS para la formación en los estudios de doctorado y después de los mismos;

•Visado de prácticas VLS-TS, que se obtiene firmando previamente un contrato con una empresa o institución.

Trabajar mientras se estudia en Francia

Los estudiantes extranjeros tienen derecho a trabajar hasta 20 horas a la semana (o hasta 964 horas al año), lo que supone aproximadamente el 60% del tiempo de trabajo de los ciudadanos franceses. Los estudiantes extranjeros de países no pertenecientes a la UE deben tener un visado de larga duración equivalente a un permiso de residencia (VLS-TS) para trabajar. La tarifa mínima ajustada a los impuestos es de 7,74 USD por hora.

Por regla general, los estudiantes extranjeros trabajan en los sectores de servicios, restauración y comercio minorista (asesores o cajeros en tiendas de ropa). También pueden encontrar trabajo de forma individual: profesor de idiomas, tutor, enfermero o niñero. Los estudiantes de máster pueden conseguir un empleo como ayudante de investigación, y los estudiantes de doctorado tienen la posibilidad de obtener automáticamente un contrato de trabajo. Los sindicatos de estudiantes en Francia también ofrecen puestos de trabajo en organizaciones comunitarias o en el campus universitario.

Además, los extranjeros en Francia tienen otra opción para encontrar trabajo en el marco del programa estatal. Los estudiantes de entre 16 y 25 años pueden aceptar trabajos a tiempo parcial en los servicios sociales. Las responsabilidades laborales no están estrictamente definidas, ya que dependen del proyecto que el estudiante elija. Puede elegir entre áreas como la protección del medio ambiente, la asistencia humanitaria, el ocio cultural, el deporte o el programa Educación para Todos. Estos proyectos se consideran voluntarios, pero los participantes reciben unos USD$ 727 al mes como recompensa.